Please reload

Entradas recientes

EN EL MAR DE LAS ACI TAMBIÉN HAY TIBURONES ¿CÓMO LOS IDENTIFICAMOS?

August 19, 2017

1/6
Please reload

Entradas destacadas

EN EL MAR DE LAS ACI TAMBIÉN HAY TIBURONES ¿CÓMO LOS IDENTIFICAMOS?

August 19, 2017

 

8  señales  que  deben  valorarse   antes  de  solicitar  una identificación  de  Altas   Capacidades  Intelectuales  para   nuestro  hijo/a.   


En    España    entorno    al    96    %    del  alumnado    con    Altas    Capacidades   Intelectuales   (ACI)   no    está identificado,   tal    como    se    deriva   de    los    datos    del   Ministerio    de   Educación,   Cultura    y   Deporte.    Este   dato,    con    ligeras   variaciones    entre   Comunidades,    significa   que   estos   estudiantes,    a    pesar    de   presentar   necesidades educativas específicas   derivadas    de   sus    características    y   ritmo   de    aprendizaje,    no    reciben   la    atención   que    precisan    y   que   estipula    la    ley.    En   muchos    casos,   la    consecuencia    de    esta  falta    de   atención    puede   dar    lugar    a   problemas    académicos,    motivacionales,   conductuales    y    siempre    a    un   desaprovechamiento    de    su    potencial.    Los    motivos   para    este    escaso    número    de   identificaciones    son    muchos    y    variados.    Desde   aspectos    que    tienen    que    ver    con   una   mala    interpretación    de    lo    que    significan   las    necesidades    propias    de    estos   estudiantes   hasta,    por    supuesto,    la    falta    de   planificación    y/o    recursos    de    las   administraciones   públicas    competentes.    Esta   situación    es    una    fuente    de   padecimiento    para    muchas   familias,    sobre    todo    para   aquellas    que    tienen    hijos/as   con    dificultades    en    el    ámbito   familiar,    escolar    o   social.    

 

 

¿Qué    pueden    hacer    las    familias    ante    esta    situación?    

 

 

La    respuesta    muchas    veces    va    relacionada    con    la    búsqueda    de    un    profesional   externo    que    pueda    acelerar    el    proceso    de    identificación    proporcionándoles,    al   menos,    una    respuesta    más    clara    ante    sus    dudas    iniciales.    Sin    embargo,    éste   tampoco    es    un    camino    exento    de    dificultades.    No    siempre    estas    familias   encontraran    centros    de    calidad,    que    sepan    abordar    el    tema    de    las    ACI    con   profesionalidad,    lo    cual,    lejos    de    ayudarles    puede    llegar    incluso    a    empeorar    la   situación.    
 

Este    escrito    no    pretende    una    confrontación    entre    centros    educativos    y    gabinetes   privados,    ambos    son    necesarios,    los    primeros    porque    tienen    la    obligación    de   facilitar   el    desarrollo    de    los    alumnos/as    en    la    escuela    y    los    segundos    porque   las    familias   tienen    derecho    a    elegir    a    un    determinado    profesional,    buscar    una   segunda    opinión    o   elegir    el    tipo    de    intervención    que    crean    necesaria.        Sin   embargo,    creemos    que    puede   ser    de    ayuda    poder    contar    con    algunos   indicadores   que    nos    deben    alertar    y    que   conviene    que    tengamos    en    cuenta,    cuando   estamos    buscamos    un    centro    para    que    le   realicen    un    diagnóstico    de    ACI    a   nuestro    hijo/a.    Los    hemos    resumido    en    8    señales   de    alarma    que    como    mínimo   deben    hacernos    reflexionar,    para    valorar    la    conveniencia   o    no    de    solicitar    sus   servicios.    


 

8    señales    de    alerta:  

 

1. Centros    que    desinforman    diciendo    que    la    identificación    de    las    altas   capacidades    intelectuales    solo    se    puede    realizar    desde    el    diagnóstico    clínico.    Es   fácil    construir    una    página    web,    adornarla,    falsear    la    información    sin    ningún   pudor,    revestirla    de    citas    sesgadas    y    añadirle    títulos    rimbombantes.    Estos    centros   hablan    de    diagnóstico    psiquiátrico    o    clínico,    como    si    las    ACI    fuera    un   síndrome    o    una    patología    y    nada    más    lejos    de    la    realidad,    ya    que    las   personas    con    muy    alta    inteligencia    no    padecen    ninguna    patología    por    el    hecho   de    tener    ACI,    pero    sí,    en    todos    los    casos,    precisan    de    medidas    educativas   adaptadas    y    profesionales    que    estén    especializados    en    este    campo.   

 

2. Centros    que    desinforman    diciendo    que    una    evaluación    de    ACI    solo    la    puede   realizar    un    profesional    con    ACI.   Es    tan    absurdo    como    decir    que    solo    los   endocrinos    que    padecen    diabetes    están    capacitados    para    realizar    ese    tipo    de   diagnóstico.    Los    profesionales    que    tienen    la    adecuada    formación    universitaria,   más   la    formación    específica    en    el    campo    de    las    altas    capacidades    intelectuales,    junto   a    las    habilidades    necesarias    en    el    manejo    de    las    pruebas    de    evaluación,    tienen   los    conocimientos    y    aptitudes    necesarios    para    realizar    con    garantías    de    calidad   profesional    una    evaluación    para    valorar    si    una    persona    tiene    ACI.   

 

3. Centros    que    utilizan    como    recurso    para    atraer    a    potenciales    clientes    el   desprestigio    a    los    orientadores    educativos.    Intentan    convencer    a    los    padres    de   que    los    orientadores    educativos    que    hay    en    los    colegios    e    institutos,    no    tienen   la    titulación    profesional    ni    la    formación    necesaria    para    hacer    evaluaciones   psicopedagógicas    de    diagnóstico    de    ACI.    Con    este    argumento    incitan    a    los   padres    a    realizar    una    nueva    evaluación,    tanto    si    la    ya    realizada    ha    sido   positiva    o    negativa,    con    el    perjuicio    que    puede    suponer    para    los    chicos    y   chicas    pasar    de    nuevo    por    un    proceso    evaluador.    La    realidad    es    que    los   orientadores    educativos    tienen    formación    para    valorar    las    áreas    que    requiere    su   diagnóstico    y    en    función    de    los    resultados    decidir    qué    tipo    de    respuesta   educativa    precisa    el    alumno    y    cómo    se    van    a    concretar.        
En    honor    a    la    verdad    es    necesario    decir    que,    ciertamente,    en    la    mayoría    de   las    facultades    de    psicología    y    pedagogía    no    se    contempla    la    formación   específica   sobre    las    ACI,    y    es    desde    el    ámbito    de    la    formación    continua    (centros    de   formación    del    profesorado,    postgrados,    másters...)    que    los    psicólogos,    tanto   privados    como    aquellos    que    forman    parte    de    un    equipo    de    orientación   educativa,    reciben,    o    deben    recibir,    la    formación    adecuada.    Facilitar    esta   formación,    desde    las    universidades    y    desde    la    administración,    es    un    camino    de   lucha    para    todas    las    personas    interesadas    en    la    adecuada    atención    a    este   colectivo,    tanto    investigadores,    como    padres,    asociaciones,    etc.    En    ello    estamos    y   en    ello    seguiremos.   

 

4. Precios    absolutamente    desorbitados.    Las    personas    que    realizan    evaluaciones    en   el    ámbito    privado    son    profesionales    cualificados    y    sus    evaluaciones    y    posterior   informe    debe    tener    un    precio    acorde    al    servicio    especializado    que    prestan,   precios    que    en    muchas    ocasiones    se    pueden    consultar    de    forma    orientativa    en   los    colegios    profesionales.    Ciertamente    cada    gabinete    puede    libremente    decidir   cuáles    son    las    tasas    que    va    a    cobrar,    pero    las    familias    deben    saber    que    los   test,    cuestionarios,    entrevistas,    etc.    que    conforman    la    evaluación    no    justifican   unos    precios    que    difieran    significativamente    de    cualquier    otra    evaluación   psicológica    o    psicopedagógica    que    se    pueda    realizar    en    relación    a    otro    motivo   de    consulta.    Lo    caro    no    siempre    es    sinónimo    de    mejor.       

 

5. Evaluaciones    excesivas    o    injustificadas.    Donde    se    administran    más    pruebas    de   las    necesarias,    con    frecuencia    repetitivas,    y    en    ocasiones    hechas    en    condiciones   totalmente    inadecuadas.    Si    bien    pueden    existir    situaciones    que    hagan    conveniente   la    aplicación    de    alguna    prueba    complementaria,    el    “bombardeo”    a    que    se   someten    a    veces    a    los    chicos/as    haciéndoles    pasar    muchas    horas    y    muchas   pruebas,    a    menudo    solo    se    pueden    justificar    desde    el    deseo    de    pedir    por    esa   evaluación    un    precio    excesivo.   

 

6. Conclusiones    sesgadas    o    visiones    futuristas.    Con    demasiada    frecuencia    algunos   centros    optan    por    hacer    aseveraciones    futuras,    afirmando    que,    si    bien    el   chico/a   está    bien,    es    probable    que    no    lo    esté    en    el    futuro.    Este    tipo    de    afirmaciones   suelen    ir    seguidas    de    un    consejo    que    implica    la    necesidad    de    seguir    acudiendo   en    el    futuro    a    dicho    centro,    como    medida    “preventiva”.    Ante    este    tipo    de   información    podemos    afirmar    que    la    única    certeza    que    tenemos    en    cuanto    al   futuro    es    que    no    lo    conocemos    y    la    mejor    medida    preventiva    que    pueden   recibir    los    padres    son    orientaciones    o    pautas    sobre    cómo    estimular    el    potencial   de    su    hijo/a    y    cómo    actuar    para    favorecer    su    desarrollo    armónico    e    integral,   así    como    recomendaciones    para    que    sean    remitidas    al    centro    educativo    con   sugerencias    educativas    que    se    derivan    de    la    evaluación    realizada.   

 

7. Afirmaciones    sobre    un    supuesto    convenio    con    la    consejería    de    educación.   Algunos    centros    publicitan    que    tienen,    o    están    en    trámites    de    tener,    un   convenio    con    la    administración,    manifestando    que    pueden    influir    en    el    resultado   de    los    diagnósticos    de    las    consejerías    competentes    en    el    ámbito    de    la   educación,    llegando    incluso    a    afirmar    que,    una    vez    formalizado    dicho    convenio   se    le    devolverá    el    dinero    que    han    gastado    en    la    evaluación.    La    realidad    es   que    las    consejerías    de    educación    cuentan    con    sus    propios    profesionales    que   desde    los    Equipos    de    Atención    Temprana,    los    Equipos    de    Orientación    Educativa   o    los    Departamentos    de    Orientación    son    los    únicos    con    competencia    para,    un    vez    realizada    la    evaluación,    elaborar    un    dictamen    psicopedagógico    y    orientar   a   las    escuelas    e    institutos    sobre    las    medidas    educativas    y    los    recursos    que    va    a   necesitar    el    alumno/a.    Muchos    profesionales    o    gabinetes    privados    cuentan    con    el   reconocimiento    de    los    orientadores    educativos    precisamente    por    su    profesionalidad   y    buen    hacer,    pero    otros,    cuya    práctica    profesional    se    identifica    precisamente   con    alguna    de    las    señales    que    estamos    denunciando,    con    sus    malas    prácticas   consiguen    el    efecto    contrario.   

 

8. Evaluaciones    online.    Hay    centros    que,    sin    ningún    pudor    y    con    el    objetivo   de    captar    clientes    de    provincias    lejanas    o    de    los    archipiélagos,    son    capaces    de   proponer    a    las    familias    la    realización    de    una    evaluación    online    a    niños    de   cortas    edades.    Este    hecho    habla    por    sí    solo    y    no    merece    más    comentario    que   una    absoluta    descalificación.    

 

 

¿Qué    pueden    hacer    las    familias    cuando    tienen    sospechas    de    que    su    hijo/a    tiene    ACI?    

 

Cuando    una    familia    tiene    sospechas    sobre    la    posibilidad    de    que    su    hijo/a   tenga   Altas    Capacidades    Intelectuales,    existen    una    serie    de    pasos    que    puede   seguir:   

 

1. Pedir    una    tutoría    con    el    profesor/a    para    contrastar    información:    - Explicarle    al   profesor/a    cómo    es    su    hijo/a    en    casa,    qué    le    llama    la    atención,    qué    le    hace   sospechar    de    una    alta    capacidad,    explicarle    anécdotas,    llevarle    trabajos,    aficiones,   inventos,    etc.        - Pedirle    información    sobre    su    conducta    en    el    aula,    su    ritmo   de    aprendizaje,    relaciones    con    sus    compañeros/as    y    otro    profesorado.    - Pedirle    su   colaboración    para    hacer    una    demanda    al    orientador/a    educativo    con    objeto    de   solicitar    una    evaluación    psicopedagógica.   

 

2. Si    no    ha    llegado    a    un    acuerdo    con    el    tutor/a    de    su    hijo/a,    ya    que    este   no    ve    indicadores    de    ACI    y    pese    a    los    argumentos    que    le    ha    dado,    usted    sí   que    los    ve,    puede    solicitar    directamente    una    cita    con    el    orientador/a,    para   explicarle    qué    aspectos    o    señales    del    desarrollo    y    de    la    conducta    de    su    hijo/a   le    han    llevado    a    plantearse    la    necesidad    de    una    evaluación.   

 

3. Desgraciadamente    y    debido    a    la    precaria    situación    de    las    ACI    en    nuestro   país,    no    siempre    la    respuesta    recibida    en    el    centro    educativo    satisface    a    los   padres,    por    ello    en    el    caso    de    que    no    se    atiendan    sus    demandas    o   consideren    que    no    se    han    justificado    adecuadamente,    los    padres    pueden    acudir   a    la    consejería    de    educación    de    su    Comunidad    y    solicitar    una    revisión    sobre   su    demanda    o    sobre    la    evaluación    realizada.   

 

4. Buscar    información    de    calidad    y    contrastada.    Internet    es    un    gran    aliado    de   las    personas    que    buscan    información,    pero    también    es    un    arma    de    doble    filo,   ya    que    es    la    plataforma    de    “negocio”    ideal    para    los    que    quieren    lucrarse    con   este    tema.   
Nuestra    recomendación    es    buscar    información    como    artículos,    guías    para    padres   y    profesores,    protocolos    de    identificación,    etc.    que    esté    avalada    por   investigadores   y    docentes    de    las    diferentes    universidades    que    estudian    el    campo    de    las    ACI,   ya    que    sus    trabajos    tienen    garantía    y    rigor.    También    es    conveniente    buscar   información    en    las    asociaciones    de    padres,    ya    que    disponen    de    información    y   experiencia,    además    de    ofrecer,    en    muchos    casos,    actividades    y    talleres    que   permiten    no    solo    estimular    las    aptitudes    de    los    chicos/as    sino    que    también    les   ofrecen    la    posibilidad    de    relacionarse    con    iguales    que    comparten    necesidades    e   intereses    comunes.       

 

5. Contrastar    la    información.    Si    la    información    que    ha    recibido,    no    le    convence   o    sigue    teniendo    dudas    y    desea    confirmar    o    contrastar    los    resultados    pida   información    a    la    universidad    de    su    comunidad,    colegio    de    psicólogos    o    a   alguna    asociación    sobre    el    nombre    de    varios    gabinetes    que    realicen    buenas   evaluaciones    de    identificación    en    ACI    y    elija    aquel    que    más    se    adecue    a    sus   necesidades.    

    
Como    ya    comentamos    al    inicio    de    este    documento    la    situación    de    las   personas   con   ACI    y    más    concretamente    de    los    niños/as    y    jóvenes    en    edad    escolar    es   muy   precaria,    tanto    por    lo    que    respecta    a    la    identificación    como    a    la   atención   que   reciben.    Queda    muchísimo    por    hacer,    y    los    psicólogos,    pedagogos,    docentes   e   instituciones    educativas    y    universitarias    tenemos    una    gran    responsabilidad,    que   empieza   por    buscar    y    exigir    una    formación    de    calidad    y    por    denunciar   aquellas    prácticas   que   nos    parezcan    poco    correctas.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GIAC,  Grupo de Investigación en Altas Capacidades    

Universidad de las Islas Baleares    
   
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

©2017 Universitat de les Illes Balears. Cra. de Valldemossa, km 7.5. Palma (Illes Balears)

Ed. Sa Riera: C/Miquel dels Sants Oliver,2 Dchos. 311 y 312

pacis@uib.es